Archivo por meses: septiembre 2022

Cervantes hoy y siempre

Cuenta Miguel Herrero García en su obra Vida de Cervantes que “el día del bautizo de Cervantes bañaba la ciudad de Alcalá de Henares un sol otoñal tibio y dorado”. Días antes, el 29 de septiembre de 1547, nació un personaje inmortal para España y también para la Humanidad. Su prolífica obra literaria culmina con la mejor novela que ha producido el género humano, El Quijote, de la que Vicente Blasco Ibáñez diría “es la biblia de nuestra raza y representativa del espíritu español y del espíritu de toda la Humanidad”. Los ingleses lo saben muy bien, ya que la veta mejor de su novela (Fielding, Dickens), se deriva de Cervantes, quien en opinión del filósofo Higinio Marín, da sepultura a una época, una vez que se había hecho obvio lo delirante que era creer lo que decían los libros.

En esa eterna obra, el héroe de Lepanto separó en absoluto la justicia española de la justicia vulgar de los códigos y tribunales: la primera la encarnó en don Quijote y la segunda en Sancho Panza. Los únicos fallos judiciales moderados, prudentes y equilibrados que en el Quijote se contienen son los que Sancho dictó durante el gobierno de su ínsula; en cambio, los de don Quijote son aparentemente absurdos, por lo mismo que son de justicia trascendental: unas veces peca por carta de más y otras veces peca por carta de menos; todas sus aventuras se enderezan a mantener la justicia ideal en el mundo; y en cuanto topa con la cuerda de galeotes y ve que allí hay criminales efectivos, se apresura a ponerlos en libertad. Confirma Angel Ganivet en su Idearium español que “las razones que don Quijote da para libertar a los condenados a galeras son un compendio de las que alimentan la rebelión del espíritu español contra la justicia positiva”.

En sus críticas y denuncias Cervantes siempre se manejó magistralmente con humor. El humorismo, signo de aristocracia espiritual, es acaso, la más sutilmente humana de las manifestaciones de la literatura. El maestro Indro Montanelli enumera “los medios que el hombre ha inventado para destruir una doctrina y defender otra: el análisis, la crítica de textos, el relato, el diálogo, el apólogo, la sátira, la anécdota, la caricatura. Todo ello manejado con agilidad de palabra y de mente”. Una profunda manifestación del humor cervantino es el tratamiento que en la narración se otorga a Rocinante, único caballo de la literatura que, según Gerald Brenan, tiene individualidad. De Rocinante se conocen no sólo los mínimos detalles de su anatomía, sino su carácter y costumbres. Se sabe cómo solía correr y hasta cómo dormía, en amistad con el rucio de Sancho Panza. En episodios, como el de los yangüeses, una humorada de Rocinante es la causa de todo. De muchas desventuras de don Quijote tiene la culpa él. Todo ello es algo más que una casualidad o un capricho.

Decía Cervantes que la valentía es una virtud que está puesta entre dos extremos viciosos como son la cobardía y la temeridad. “Entre cobarde y temerario está el justo medio de la valentía” proclama Sancho Panza. Y Cervantes fue valiente al criticar y denunciar los males de una época que, por intemporales, se padecen también en cualquier momento. En la hora presente debemos ser valientes para erradicar la maldad que nos acecha. Para denunciar a cuantos disparatados “atienden solamente a deleitar y no a enseñar”, persuadiendo de que “el sol no alumbra y el hielo no enfría”. “Ni razón de Estado ni modos de Gobierno”. “Más falsos que El Quijote de Avellaneda”.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 18 de septiembre de 2022. https://www.elimparcial.es/noticia/243122/cervantes-hoy-y-siempre.html