21 de febrero. San Pedro Damiano (1007-1072)

Natural de Rávena, Pedro Damiano es un santo que, visto de lejos, asusta por su rigor y su intransigencia ante los pecados del mundo, pero de cerca, su figura se humaniza. En su obra, Libro de Gomorra, traza un cuadro durísimo sobre la moral de sus contemporáneos pero es también autor de conmovidos himnos y de escritos a través del rudo latín del apocalíptico siglo XI, que transmiten ternura.

Por su saber y sus virtudes, pronto comienza a obedecer deberes que estaban muy lejos de su ideal, que era la soledad de un monasterio, como el de la Orden camaldulense de Fonte Avellana, en donde fue prior. Reformó la Orden, hizo nuevas fundaciones y aquél hombre que aspiraba a una vida eremítica, se vio convertido por orden del papa en cardenal-obispo de Ostia y en legado pontificio.

Instrumento reformador de varios papas, tuvo que intervenir en problemas de alta política eclesiástica, viajar mucho, predicar, ser consejero de reyes, escribir sobre multitud de temas teológicos y de moral hasta el punto de que el Papa León XII le declaró doctor de la Iglesia. Pero él siempre quiso volver a su celda monacal. Ante el Papa Gregorio VII se plantó: basta de política, de cismas, de pleitos monásticos y mundanidades. Aún así, tuvo que cumplir un último servicio: reconciliar a su Rávena natal con el Pontífice. Camino de vuelta, murió en el monasterio de Santa María de los Angeles, en Faenza, él que había sido tan mariano extendiendo la practica de la consagración de los sábados a la Virgen.

Fuente. La casa de los Satos. Un Santo para cada día. Carlos Pujol.

Libercast. Libramos la batalla cultural por el rearme moral y la defensa de la libertad.

https://www.youtube.com/@libercast.oficial/featured

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *