12 de enero. San Benito Biscop (628-690)

Noble anglosajón en la corte del rey Oswy. Pasada la veintena, renuncia al mundo y se hace benedictino, lo que le lleva a cambiar su nombre de Biscop por el de Benito. Se instala en Lerins, cerca de Cannes. El Papa lo llama, pero no para quedarse en Roma, sino para que regrese a Gran Bretaña y consolide la obra evangelizadora de San Agustín.

Benito es uno de los santos civilizadores de Inglaterra. Apasionado por los libros, el arte, la cultura, enseña a sus compatriotas el canto litúrgico gregoriano. En el condado de Durham funda los monasterios de Wearmouth y Jarrow. Importa del continente libros y objetos que contribuyen al esplendor del culto y al saber de los monjes.

Fue un monje viajero. Hasta cinco veces viajó a Roma. Los tres últimos años de su vida padeció, paciente y ejemplarmente, una cruel enfermedad que le postró en cama. Los ingleses aún recuerdan su obra, continuada por su gran discípulo, San Beda (27 de mayo), que nació en Wearmouth y murió en Jarrow.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *