2 de marzo. San Ceada (… – 672)

De una familia del norte de Inglaterra, cantera de obispos y monjes piadosos, Ceada, también conocido por Ceado y Chad, fue un hombre santo y humildísimo, docto en las Escrituras y lleno de afán por practicar cuanto leía en ellas. Fue discípulo de San Aidán en Lindisfarne y sucedió a su hermano Ced al frente de la abadía de Lastingham, en el Yorkshire.

Posteriormente, fue consagrado obispo de York, pero al surgir dudas acerca de la licitud canónica del nombramiento, San Ceada, con su proverbial humildad, renunció a la sede episcopal para volver a Lastingham sin una protesta ni un reproche, porque la obediencia era el mayor de sus derechos. Más tarde, fue nombrado obispo de Lichfield, en cuya diócesis fue arquetipo de piedad y celo. Como los apóstoles, iba siempre a pie, nunca a caballo.

Uno de sus rasgos más peculiares era el temor de Dios, uno de los dones del Espíritu Santo, en el que debe verse, no miedo ni superstición, sino la sensibilidad de quien capta las celestiales amonestaciones. Siempre vio en la naturaleza un lenguaje de Dios, un cúmulo de signos misteriosos para su Gloria y nuestra santidad.

Fuente: La casa de los Santos. Un Santo para cada día. Carlos Pujol.

¿No conoces aún Libercast? Ven y verás. Donde se libra la batalla cultural por la defensa de la libertad y el rearme moral. https://www.youtube.com/@libercast.oficial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *