6 de marzo. San Olegario (1060-1136)

Barcelonés de familia ilustre, Olegario (Oleguer en catalán), es consagrado sacerdote en 1094. Pero renuncia a sus prebendas de canónigo para llevar vida de monje agustino en San Adrián, junto al río Besos, donde fue elegido prior. Posteriormente, pasó a San Rufo de Provenza, de donde fue abad en 1100. Luego obispo de Barcelona, metropolitano de Tarragona y legado papal en la Península entera.

Los honores le perseguían. Pero él siempre repetía que era indigno y sin méritos para los cargos. Un día, unió la acción a la palabra y cuando lo hacen obispo, huye de noche, siendo perseguido por el clero de la ciudad hasta alcanzarlo en Perpiñán, donde es obligado a la fuerza a regresar.

Los papas le llevan de un lado a otro, le hacen presidir concilios y sínodos, le dan cargos de gobierno, le encomiendan misiones dificilísimas (como la reedificación de Tarragona, entonces lugar desierto y asolado), le ordenan que predique, tiene que poner paz entre reyes como Alfonso de Castilla y Ramiro de Aragón. En fin, San Olegario, cuyo sepulcro se venera en la catedral de Barcelona, tenía más pasta de rebelde, de rebelde al mundo y a sí mismo, siendo quizás ese el secreto de su santa humildad.

Fuente: La casa de los Santos. Un Santo para cada día. Carlos Pujol.

Libercast, batalla cultural, defensa de la libertad y rearme moral. Todo ello en: https://www.youtube.com/@libercast.oficial/videos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *