8 de marzo. San Juan de Dios (1495-1550)

Fundador de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, Juan Ciudad (así se llamaba), nació de padres muy humildes en la población portuguesa de Montemayor el Nuevo, en la diócesis de Evora. A los ocho años deja el hogar familiar para ver mundo. Se hace pastor en la toledana villa de Oropesa, en donde quieren casarle con la hija del amo, pero vuelve a echarse a los caminos prefiriendo la aventura de la guerra. Toma parte en la campaña de Fuenterrabía, vuelve a Oropesa, luego va a Austria a luchar contra los turcos, y a su regreso peregrina a Santiago.

Sus padres han muerto, y ese hombre inquieto y sin arraigo continúa sus vagabundeos cada vez más movido por la piedad y la caridad. En Ceuta es peón de albañil para ayudar a una familia necesitada; en Gibraltar vende estampas religiosos y libros devotos, y en 1537, en Granada, recibe el empujón definitivo oyendo predicar a San Juan de Avila. El triunfo del amor de Dios parece tener síntomas de locura, hace extravagancias, se le toma por loco y le encierran en un manicomio.

Cuando sale de allí, ya no vacila. Acude a ponerse bajo la protección de la Virgen de Guadalupe y con la ayuda del arzobispo de Granada recoge en un asilo a desesperados de toda clase. El mismo pide limosna por las calles gritando: Hermanos, haced bien por vosotros mismos». Alguien le dijo: «Si se perdiese la misericordia, se hallaría en vos».

Fuente: La casa de los Santos. Un Santo para cada día. Carlos Pujol.

Libercast, libra la batalla cultural por el rearme moral y la defensa de la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *