14 de marzo. Santa Matilde (895-968)

Hija del conde Teodorico, nacida en la Westfalia, educada en el monasterio de Herford, del que saldría en el año 909 para contraer matrimonio con el duque de Sajonia, Enrique el Pajarero, que diez años después se convertiría en rey de Germania, Matilde fue de una belleza deslumbrante, pero también de una caridad inconmensurable, tanto que inclinó a su marido a hacer limosnas a los necesitados y suavizar su violento talante de monarca («Tú mitigaste mis cóleras y me apartaste a menudo de la iniquidad», le dijo en el lecho de muerte).

Pero el periodo mas grande de su vida fue el de sus treinta y cinco años de viudez, durante los cuales no le faltaron humillaciones y enfrentamientos con dos de sus cinco hijos: el que fuera emperador con el nombre de Otón I y Enrique. Retirada al monasterio de San Gervasio de Quedlinburg, que había fundado, murió llena de honores, colmada de buenas obras y disponiendo que se la sepultase al lado de su esposo.

Fue madre de los pobres repartiendo cuanto tenía entre los menesterosos. Fue precisamente ese afán suyo por dar lo que motivó calumnias y conflictos con sus hijos. Tanto desprendimiento parecía de loca. En Santa Matilde se da, una vez más, el caso de quien atrae incomprensión e injurias por ejercitar virtudes tan altas que resultan inconcebibles para la mayoría.

Fuente: La casa de los Santos. Un Santo para cada día. Carlos Pujol.

Libercast: Libramos la batalla de las ideas. https://www.youtube.com/@libercast.oficial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *