6 de mayo. San Eadberto (siglo VII)

De él sólo sabemos lo que cuenta San Beda que lo presenta como sucesor de San Cutberto (año 687), en la sede episcopal de Lindisfarne, el islote llamado «isla santa» que hay frente a la costa de Northumberland, en el noroeste de Inglaterra.

Hombre bien conocido por sus conocimientos de las Escrituras, su obediencia a los mandamientos de Dios y su generosidad en las limosnas, todos los años durante la Cuaresma y en los cuarenta días que preceden a la Navidad, San Eadberto se retiraba a un lugar solitario para ayunar, rezar y hacer penitencia.

Cuando murió un 6 de mayo, cumpliendo sus deseos se le sepultó junto a San Cutberto y en la doble tumba donde estaban hermanados los dos obispos florecieron numerosos milagros que se les atribuían conjuntamente. Hecho frecuente en la historia de que la santidad se contagia y arracima.

Fuente: La casa de los Santos. Un Santo para cada día. Carlos Pujol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *