Archivo del Autor: @RaúlMayoral

Minoría

Con su habitual serenidad pastoral los obispos españoles han elaborado un diagnóstico de lo que pasa en nuestra sociedad y nos proponen a quienes somos católicos una terapia. En el documento titulado Fieles al envío misionero realizan una aproximación a la realidad social y eclesial en la actual situación de “metamorfosis global que redunda en la vida religiosa”, un cambio de época en continuo dinamismo. Somos una sociedad desvinculada, desconfiada y enfrentada, de la cual la inteligencia artificial sabe lo que necesitamos en cada momento; actuamos más como un “enjambre digital”, que como un pueblo organizado; y somos presa fácil de un relativismo dominante y de un nihilismo emergente. El resultado es un empobrecimiento espiritual, una pérdida de sentido moral que conlleva a “vivir como si Dios no existiera”.

“Si Dios, ese Dios combatido y expulsado de la sociedad, no vuelve, nos amenaza una destrucción parecida a la que experimentó el mundo romano a mediados del siglo V, que será la ruina de la prosperidad y de la cultura”. Estas palabras del teólogo y escritor norteamericano Reinhold Niebhur, dichas hace casi un siglo, quizás sigan teniendo vigencia hoy. Y aunque no sabemos con certeza si nos espera la ruina, sí, en cambio, puede afirmarse que Dios ha sido eclipsado. Ante el desafío que plantea la pregunta ¿Cómo evangelizar en la actual sociedad española? el documento episcopal contiene orientaciones, criterios, prioridades y líneas de trabajo para los próximos cinco años. Porque la Iglesia no puede permanecer indiferente en un occidente secularizado que niega a Dios y endiosa al hombre cuando el pánico que provoca una pandemia evidencia la fragilidad de la vida humana.

Entre líneas el documento de los obispos aborda esa asignatura pendiente que como católicos no terminamos de superar: nuestra forma de presencia en el espacio público de una moderna sociedad democrática. Con una hostil cultura ambiental que margina, ridiculiza o se burla de nosotros, con creyentes que “creen sin pertenecer” a la Iglesia, reeditando aquél cansino slogan de los setenta “creo en Dios pero no en la Iglesia”, con fieles que pueden incurrir en la tentación de reducir la fe a un sistema cuasifilosófico, conservando las formas exteriores de la religión y perdiendo su corazón, resulta muy difícil asumir el desafío evangelizador. Hora es ya de concienciarse de que somos minoría. Necesitamos “resetearnos” en nuestra misión recordando el concepto de minoría que Pío XI recoge en Quadragesimo anno y actuar en esta hora presente como minoría perfectamente unida en la doctrina, en los métodos, en la disciplina y hasta en el afecto que haga de todos un corazón y un alma solos. Como minoría que aporte en la vida pública espíritu y táctica nuevos, cierta intrepidez en nuestro apostolado, nueva técnica de organización, singular actividad de movimientos, amplia comprensión de personas e instituciones, colaboración con afines, sentido de unión, y, sobre todo, ideas sociales y, aún políticas, muy claras y sólidas bebidas en los documentos pontificios. Pero sobre todo minoría en la que todos y cada uno demos testimonio personal de amor al prójimo que haga patente nuestra identidad inseparable de nuestra pertenencia eclesial y con un adecuado método de conocimiento de la Doctrina social de la Iglesia. Solo así será posible “recatolizar” España.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 18 de octubre de 2021.https://www.elimparcial.es/noticia/231659/minora.html

Valor y esperanza

Fue la Transición un luminoso haz de sacrificios y esperanzas que se elevó sobre el horizonte español y como un rayo, precisamente, de esperanza se extendió de modo fulminante sobre la inmensidad nacional. Se formó una conciencia clara de los valores que comportaba y de su mejor forma de defenderlos. Los representantes políticos eran fieles depositarios de una confianza colectiva, hacían honor a ello y desarrollaban su gestión en consonancia con tal responsabilidad. No fueron héroes pero sí valientes por su audacia. A la hora de edificar el proyecto común de España no hubo cabida para soluciones impuestas por minorías ni para ambigüedades que perseguían equiparaciones postizas entre víctimas y verdugos.

Sin embargo, el nihilismo, que es lo contrario de la esperanza, constituye hoy la enfermedad del ciudadano español. Si como afirma Pegúy, la esperanza produce verdadera admiración, la falta de ella conduce al miserable embobamiento. Cada época tiene su mundo y sus valores propios. Como decía Pío Baroja en Las veleidades de la Fortuna, “lo esencial ha perdido valor. Todos los gritos sirven, todas las necedades tienen valor, todos los pedantes alcanzan un pedestal en una época para histriones”. La rampa por la que se va deslizando la sociedad española conduce directamente hacia el relativismo blandengue, tergiversa valores proponiendo comodidad y seguridad por encima de justicia y libertad, y bien particular por encima de bien común. Triunfa el antojo del yo. Hasta la cultura es puesta en liza contra los valores permanentes, perennes. Alexis Carrel sostuvo que “ante los triunfos de la ciencia, del progreso, que nos aportan riqueza y confort, los valores morales han disminuido. La razón ha barrido con las creencias religiosas. Solo importan el conocimiento de las leyes naturales y la potencia que este conocimiento nos da sobre el mundo material y los seres vivientes”. Sin embargo, solo la mística es superior al conocimiento.

Frente a la irresponsable responsabilidad, afirmamos la responsabilidad del responsable, Frente a esa revanchista obsesión por resucitar un pasado de antagonismos que erosiona la convivencia, reconocemos a la ejemplaridad sacrificada en aras de la concordia, a la verdadera abnegación por lograr que los valores esenciales de una época estén en vigor. Ayudar y servir. No hay mejor forma de liderazgo que el servicio. No debemos imitar a Pilatos y lavar nuestras manos en lo que se refiere a las responsabilidades cívicas. De valor y esperanza habló el Rey Felipe VI en su reciente discurso durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias. Sus palabras fueron norma y luz, reservas y energías  para recorrer juntos los caminos del futuro. Nos regaló el incentivo del valor y la esperanza. Solo resulta vencido quien pierde la vida o el valor. Resulta vencedor quien esperanzado continua el combate.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 26 de octubre de 2021. https://www.elimparcial.es/noticia/231956/opinion/valor-y-esperanza.html

Engañabobos

En sede parlamentaria Sánchez justificó el indulto de los presos condenados por sedición manifestando que es una medida discrecional pero no arbitraria, plenamente constitucional, sin excepcionalidad jurídica alguna. Añadió que es una primera respuesta a la grave crisis política y social en Cataluña. Un primer paso en la nueva etapa de diálogo entre Cataluña y España. Denegarlo traería consigo la agravación y cronificación del conflicto. La vía judicial no vale por sí sola para garantizar la convivencia en Cataluña y una buena relación entre la Generalitat y el Ejecutivo central. El castigo penal ofrece una utilidad limitada para pacificar situaciones de conflicto como la que vive la sociedad catalana. El tiempo del castigo pasó, llegó el tiempo del acuerdo. Lo necesario ahora es fomentar el diálogo entre catalanes. La concesión de los indultos puede facilitar el diálogo y la concordia en el seno de la sociedad catalana. Nos necesitamos todos, contamos con todos. Nos gustaría también que la parte independentista contara con la parte no independentista e hiciéramos todos un ejercicio de unión. Debemos ser capaces de recobrar el espíritu constituyente. Es el tiempo de la política. La concesión de los indultos es una decisión estrictamente política y sigue la lógica de la política, que es satisfacer necesidades públicas. La democracia española será más fuerte con los instrumentos de la política. El Gobierno concede la medida de gracia a los presos porque escogerá siempre la concordia democrática.

El 14 de octubre de 2019 al conocerse la sentencia del Tribunal Supremo contra los dirigentes separatistas, en una comparecencia extraordinaria sin preguntas ante los medios de comunicación, Pedro Sánchez, presidente en funciones, manifestó: “el acatamiento de la sentencia significa su cumplimiento, reitero, su íntegro cumplimiento”, y alejó la posibilidad de indulto a los líderes independentistas. También informó de que había hablado con los demás líderes políticos (por entonces, Casado, Rivera e Iglesias), prometiéndoles compartir cualquier “medida excepcional”. En el debate electoral de 4 de noviembre, previo a las elecciones de 10 de noviembre de 2019, Sánchez, candidato a la presidencia del Gobierno, prometió con respecto a la crisis catalana: incluir en el Código Penal la prohibición de realizar referéndums unilaterales, aprobar una asignatura sobre Valores Civiles, Constitucionales y Éticos para acabar con el adoctrinamiento, reformar la legislación audiovisual para poner fin al “sectarismo” en TV3 y traer a España a Puigdemont para que “responda ante la Justicia”. A día de hoy no ha cumplido ninguna. En cambio, sin prometer el indulto, lo ha concedido.

Según Churchill, “el político debe ser capaz de predecir lo que va a ocurrir mañana, pasado mañana y el año próximo, y de saber explicar por qué lo que predijo no ocurrió finalmente”. Si en lugar de predicciones se formulan promesas también debe explicarse el incumplimiento de éstas. Ello reporta credibilidad al dirigente y confianza en la sociedad. Dice un proverbio árabe que cuando alguien te engaña, la primera vez es culpa suya, pero que a partir de la segunda, la culpa es ya enteramente tuya. Engañabobos.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 4 de julio de 2021. https://www.elimparcial.es/noticia/227974/engaabobos.html

Mujeres

La mujer es igual al hombre en derechos y en deberes. No así en anatomía, lo que permite a aquella concebir descendencia. Tienen razón las mujeres cuando dicen si nosotras paramos, se para el mundo. O lo que es lo mismo, si nosotras parimos, avanza el mundo. Aquellos gritos, ¡hijos sí maridos no! ¡viva el amor libre! han dado paso a otros más inquietantes y tenebrosos ¡ni hijos ni maridos! ¡viva el aborto libre! Y con semejante método extintivo, el mundo va directo a su caducidad, y hasta Groucho Marx se bajaría de él. Pero las mujeres, como los hombres, no son iguales entre sí. Las hay altas y bajitas, guapas y simpáticas, inteligentes y sotas, madres y sin hijos, feministas femeninas y feministas radicales…

El feminismo radical es más radical que feminista. Es a lo femenino lo que el juego sucio al fútbol. Una deformación. No es un movimiento a favor de la mujer, de su libertad y dignidad, sino una ideología anti, habituada a tendenciosas y esquinadas maniobras de propaganda, de alborotada propaganda a fin de pescar en río revuelto. Con sus torcidas interpretaciones y errados prejuicios las feministas radicales acostumbran a formular su pliego de cargos y a blandir su aplastante animosidad contra el hombre, el macho opresor, contra el capitalismo, el eje del mal, contra la Iglesia, una estructura de dominación y discriminación e, incluso, contra la mujer que no comparte la vulgata de su pensamiento único, tachándola de cómplice de los opresores. Oculto bajo un manto de tolerante comprensión, este pseudofeminismo constituye una apostasía de la libertad al anular las diferencias de la individualidad en aras de una gregaria identidad colectiva. La feminista radical no debate ni reflexiona; hace lo que hagan las demás feministas radicales. En las sociedades libres conviene mantener una actitud de vigilancia y desconfianza hacia todo lo que venga de esta variante totalitaria, y especialmente, el lenguaje. En sus consignas, la palabra género ha borrado a la palabra madre. Portavoza es solo la anécdota; la manipulación del lenguaje es la categoría.    

Decía Azorín sobre un libro en el que se exaltaba la sensibilidad femenina, que no podía ser nunca libro de decadencia. Nada hay más vivo y actual que el espíritu alegre, incansable y constructivo de la mujer, con esa encantadora y esplendorosa plenitud de lo femenino, con su sexto sentido de la sensatez y con esa esperanza de la Humanidad que es el instinto maternal. Son valiosísimas aportaciones que hacen más humana y segura la existencia. Sería sumamente arriesgado bordear el peligro de la indiferencia colectiva hacia la amargura de la mujer, ya sea por su discriminación en el entorno laboral, ya por la violencia machista o por el acoso y el abuso sexual. Es muy de hombres procurar un esmerado respeto y la justa reparación hacia la mujer.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 11 de marzo de 2018. https://www.elimparcial.es/noticia/187617/opinion/mujeres.html

El contraste de Berlín: 60 años del muro de la vergüenza

Hubo un tiempo en que por la zona soviética de Berlín, circulaba una célebre anécdota sobre el abastecimiento que en 1948 la aviación anglosajona facilitó a los sectores occidentales de la capital alemana durante el bloqueo con que la URSS sometió a la ciudad: Solamente hay una diferencia entre nuestro sector ruso y el occidental. Nosotros vivimos del aire. Ellos viven por el aire. Salvar mediante un puente aéreo aquél asedio sobre dos millones de personas fue una demostración de poderío y eficacia por los angloamericanos y, simultáneamente, significó el primer fiasco grave de los soviéticos en el empleo de la coacción. El cerco pretendía impedir la creación de la futura República Federal de Alemania, de ahí que la primera condición rusa para levantarlo fuera la de frenar la reunificación de las tres zonas occidentales en un nuevo Estado. La hazaña de Berlín, como se denominaría a la operación humanitaria más importante de la historia, permitió por vía aérea la entrada en la capital alemana de un millón y medio de toneladas de alimentos, ropa, combustible y demás productos de primera necesidad durante once meses (del 25 de junio de 1948 al 12 de mayo de 1949). Suficiente para hacer vivir e, incluso, trabajar a los berlineses occidentales contribuyendo al resurgir del espíritu de éstos, que con su alcalde Ernst Reuter al frente, decidieron, desde entonces, resistir y desafiar abiertamente la barbarie comunista.

Sin este primer muro contra la libertad no se entendería lo que supuso un 13 de agosto de 1961 la construcción del famoso muro de Berlín. Un entramado de alambradas, fosos, adoquines y hormigón, reforzado con abundancia de guardias y perros, de ametralladoras y tanques, que dividió la ciudad en dos, separó a familias, amigos y vecinos impidiendo entre ellos verse y hablarse, resquebrajó viviendas, atravesó calles  y parques públicos, no respetó las iglesias y hasta las utilizó como parte del mismo muro, y fragmentó líneas del Metro cancelando algunas estaciones. Berlín se convirtió en foco de conflictos entre EEUU y la URSS, provocó mas de un centenar de muertos y otro tanto de heridos entre quienes intentaron huir del comunismo y se constituyó en un símbolo de la Guerra Fría hasta el 9 de noviembre de 1989 en que fue derribado por la fuerza de la libertad.

Antes del muro, los berlineses ya se sentían excepcionales por vivir una situación excepcional, única en la historia. Por arte de los acuerdos y desacuerdos ruso-occidentales, se hallaron encajonados en mundos distintos y remotísimos a pesar de su proximidad y separados por una línea divisoria pintada en el pavimento. La antigua capital del Reich, situada en mitad de la zona de ocupación rusa y dejada fuera de las nuevas repúblicas alemanas occidental y oriental, constituía una isla sin nacionalidad, partida en dos por desavenencias entre comunistas y demócratas. Con ser de tantos, era la ciudad de nadie en la que concurrían peculiaridades como el control por los rusos de la red de comunicaciones desde un edificio central enclavado en el lado occidental. O que millares de berlineses trabajaran en sector distinto de su domicilio.

Berlín era una mecha encendida en el polvorín de Europa; un peligroso agujero abierto en el telón de acero por el cual Occidente se asomaba a la tiranía del comunismo y, al mismo tiempo, ejercía un fuerte magnetismo sobre un millón de alemanes subyugados bajo esa tiranía a escasos metros del mundo libre. Moscú no podía tolerar que el contraste entre el lado occidental y el lado comunista, entre la libertad y la represión, entre la esperanza y el derrotismo estuviera a la vista de todos. Por eso las autoridades germano-orientales se vieron obligadas a levantar un muro. Su construcción certificó el fracaso de un sistema político y la admisión de la derrota. Aquello fue un desesperado intento, el primero en la historia de la humanidad, de erigir una barrera, no para impedir que penetraran invasores, sino para encerrar a un pueblo y evitar su salida.   

El muro simbolizó el espíritu de todos los berlineses: el de los occidentales para ser libres y el de los orientales en busca de libertad. El alcalde Reuter, fallecido en 1953, no conoció el muro, pero cuando arreciaban los duros días del bloqueo pronunció estas perdurables palabras: ¿Rendirse? Es mucho mejor vivir con la amenaza del hambre y del frío a vivir con la seguridad de una inacabable esclavitud. Aquí en Berlín, nadie necesita de lecciones académicas sobre la democracia, la libertad y tantas otras cosas bellas que hay en el mundo. Aquí cada uno vive todo eso, lo vive cada día y cada hora. En momentos de revuelo mundial en que proliferan partidarios de levantar barreras aislantes, conviene recordar las nefastas consecuencias de regímenes con muros.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El debate de hoy el 13 de agosto de 2021

Acallar la libertad

“Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo” (Voltaire). Habiendo izquierdistas prestos a tirarse por un barranco tras su caudillo, en cambio, no lo están para defender hoy la libertad de expresión. Por eso, el autor del libro, izquierdista de toda la vida, ha cambiado de bando. Dave Rubin es creador y presentador de The Rubin Report, programa de entrevistas de estilo irónico y desenfadado emitido en TV y en You Tube. En ese singular hábitat audiovisual repara un día en que la izquierda, el bando de la libertad y la tolerancia, prohíbe ahora que determinados oradores hablen en Universidades, boicotea a personas por no emplear el lenguaje afín a la ideología de género y coacciona a los cristianos a traicionar su conciencia. Lo más grave es que los promotores de esta iracunda cancelación se sirven de violencia, censura, escraches, difamación, campañas de desprestigio o bloqueos y caza de brujas virtuales para arruinar la vida a los rebeldes contra la corrección política y el pensamiento único. Un modus operandi que guarda escalofriantes similitudes con las siniestras tácticas de la Alemania nazi. Rubin concluye que la izquierda ha perdido el juicio volviéndose autoritaria y puritana, sustituyendo la batalla de las ideas por la de los sentimientos y trucando la sinceridad por la indignación.

Una doble experiencia avala al autor: habiendo salido del armario por su orientación sexual, cae en la cuenta de que por sus ideas políticas estaba escondiéndose de nuevo en el armario. Mientras expone su pensamiento, detalla episodios personales y ajenos que evidencian cómo viviendo en sociedades libres la gente teme decir lo que piensa por miedo a una izquierda histérica y vociferante que, espoleada por la indignación, encrespa el ambiente creando un purgatorio político en el que mantiene confinados a muchos. El título original del libro, Por qué dejé la izquierda, permitía explicar al autor su periplo intelectual del progresismo al liberalismo clásico, facilitado por pensadores contemporáneos o “mentores”, como Jordan B. Peterson, Sam Harris, Ben Saphiro, Thomas Sowell, Dennis Prager, Bret Weinstein, Ayaan Hirsi Ali, Christina Hoff Sommers o Peter Thiel. Sin embargo, más que indicar los motivos de su abandono, Rubin prefirió alumbrar una obra didáctica sobre cómo dejar la izquierda y dónde ir después. Estamos ante un mapa en el que seguir un rumbo. Una guía para quienes se autocensuran por temor a la mafia progre. A ellos, el autor les dice que no están solos y que deben salir políticamente del armario y comenzar a decir ya lo que piensan. Si muchos lo hacemos no podrán callarnos a todos. El libro enseña cómo hacerlo y proporciona herramientas intelectuales para saber quién eres, dónde estás y cuáles son tus aliados en estos tiempos convulsos y confusos. A los que ya dejaron la izquierda o nunca militaron en ella, el libro ayuda a entender la locura del actual clima político, enrarecido por un endiosado progresismo que posterga la defensa de los derechos individuales priorizando una falsa preocupación paternalista por la colectividad. Con una ridícula mentalidad victimista, los progres han inyectado el virus de la interseccionalidad, contagiando con pasmosa facilidad “asociaciones de oprimidos”, que  alientan el odio al “opresor”. Por las páginas de la obra desfilan cuestiones como el matrimonio homosexual, transexualidad, aborto, feminismo, racismo, delitos de odio, inmigración, escasez de alimentos, cambio climático, drogas o armas de fuego…todas son hoy puntos de fricción a causa de una nefasta cultura emocional del victimismo que genera toneladas de indignación y tristeza. No extraña que Rubin proponga reírse como arma más eficaz en defensa de la libertad de expresión. Nos recuerda a Oscar Wilde: “Si quieres decirle a la gente la verdad, hazlo con humor o te matarán”. Sin duda, la gente está perdiendo el juicio y el sentido del humor, pero con la guerra cultural nos jugamos más que la cordura. También nos jugamos la libertad. En suma, el volumen es un manual para salir victorioso de esa guerra impulsando los valores, hoy amenazados, que fundamentan las democracias libres y pluralistas.

Hemos subestimado el peligro grave y real contra la libertad de expresión y estamos olvidando el verdadero significado de ser libres. La única manera de combatir esta crisis es seguir con nuestra vida como si aquella no existiera, diciendo lo que pensamos sin censurarnos y viviendo sin complejos de acuerdo con nuestros principios. Rubin concluye que pensar por uno mismo es lo único que se necesita en una era de irracionalidad. Con razón el subtítulo del libro es “huye de la mafia progre y piensa por ti mismo”. Toda una contundente y razonable fórmula para lograr un futuro asentado firmemente en el individuo y no en la colectividad.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Debate de hoy el 24 de julio de 2021. https://eldebatedehoy.es/noticia/politica/24/07/2021/dave-rubin/

Alemania 1949

El mismo día en que se cumplía el cuarto aniversario de la capitulación alemana en la II GM (8 de mayo de 1949), el presidente de la Asamblea Constituyente reunida en Bonn, Konrad Adenauer, proclamaba la aprobación de la Ley Fundamental de la nueva República de la Alemania Occidental. 70 años de la promulgación de una Constitución, que, primero, lo fue de la  Alemania conocida como la RFA, y más tarde, a partir del 3 de octubre de 1990, de una Alemania reunificada, tras incorporarse la extinta RDA, la Alemania Oriental.

Los constituyentes de Bonn miraron más al pasado que al porvenir a la hora de elaborar la Ley Fundamental. Se acordaron más del artículo 48 de la Constitución de Weimar, que concedía al Presidente la facultad de legislar por decretos, acarreando las funestas consecuencias ya conocidas, que de la conveniencia de dotar al país de un sólido instrumento de gobierno. Los trabajos preparatorios fueron arduos y complejos. El primer proyecto de Constitución fue rechazado por los Gobiernos de ocupación; el segundo, por los socialistas, que perseguían dotar al Gobierno federal de demasiados poderes en materia de impuestos. Se negaron los cristianodemócratas y los propios aliados occidentales, especialmente, Francia y EEUU.

La Constitución de 1949 articuló la República bajo los signos de la federación y el parlamentarismo. El poder legislativo se integra por dos cámaras: el Bundestag, parlamento federal con representantes del pueblo elegidos por sufragio universal por un período de cuatro años, y el Bundesrat o Consejo federal, en el que están representados los Estados federales por medio de delegados. El Presidente de la República es un mero presidente parlamentario sin posibilidades de actuación directa sobre el Gobierno, con unos poderes emanados, no directamente del pueblo, sino de la Asamblea y sin posibilidad de dictar decretos. El hombre alemán del momento anhelaba un Presidente con mando firme, sin embargo, el resultado fue otro. Muchos auguraron una vida efímera a aquella Constitución, a pesar de los reiterados parabienes recibidos por la necesaria creación de un Estado alemán, que nacía sin un régimen fuerte. En aquél escenario concurría, además, la incógnita de la cohesión territorial del nuevo Estado. La Baviera católica, que ejerció una influencia decisiva compensando el influjo que otrora ejerciera la Prusia protestante, rechazó la Constitución por 101 votos contra 64. Sin embargo, reconoció por mayoría relativa que estaba obligada a respetar el texto constitucional al haber sido aceptado por los demás Estados de la zona occidental. Se alejaba así la inquietud sobre si los bávaros se dejarían seducir por veleidades separatistas.

La Ley Fundamental acabó por consolidarse entre el pueblo alemán. La Alemania Occidental comenzó entonces a renacer de sus cenizas, no con un régimen fuerte, pero sí con un hombre titánico como Adeanuer, elegido Canciller en las elecciones de 1949 y que con su Ministro de Economía, Ludwig Erhard, protagonizó el milagro alemán. Gracias a una política liberal de reducida presión fiscal, abstencionista, de fomento de riqueza, con incentivos para el productor, estímulo para las ganancias y ambiente favorable al ahorro y a la capitalización, Alemania superó en crecimiento a la Inglaterra laborista de entonces, con una economía intervencionista, de fuerte presión fiscal y de distribución del producto social entre las clases proletarias. Dos triunfos emocionales más para los alemanes en aquellos años serían la vuelta a casa de los prisioneros cautivos en la URSS, los últimos de Stalingrado, y la victoria en la final del Mundial de Fútbol de Suiza en 1954, frente a Hungría. Alemania comenzaba a ser de nuevo nación.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 12 de mayo de 2019. https://www.elimparcial.es/noticia/201182/opinion/alemania-1949.html

¿Quién fue Paneque?

En la serie La Casa de papel, de Netflix, uno de los personajes exclama muy enfadado “Me cago en la madre que parió a Paneque”. Expresión muy típica de la comarca del Campo Arañuelo que denota ofuscamiento. Se ha suscitado un debate sobre quién era Paneque. Algunos han rebobinado la cinta porque aseguraban haber oído Panenka, mítico lanzador de penaltis de peculiar estilo, pero no, el film dice Paneque y no Panenka.

¿Quién fue Paneque? El verdadero nombre de este personaje era René Rocheteau, original de Castellane, en la Provenza francesa. En 1800, a la edad de 18 años, se enroló en la sección de intendencia del ejército napoleónico como aprendiz de panadero. Además de estar metido en harina, René siempre soñó con conocer mundo.

El 18 de octubre de 1807 René Rocheteau cruza el Bidasoa junto con la primera división del Ejército de Napoleón. Por fin, cumple uno de sus sueños: pisar suelo español, lo que le permitirá conocer la excelente calidad de los cereales y de la harina de Castilla, a la que siempre consideró, aunque fuera nominalmente, tierra cercana a su villa de origen.

A las pocas semanas de su estancia en España, René advirtió la excelente calidad del trigo español. Los habituales tipos de panes que elaboraba para la tropa (pain brié, baguette, fougasse o bougnat…), resultaban más tiernos y sabrosos que los hechos con la harina que siempre manejó en el cuartel de Sevigné. Lo confirmaba la opinión mayoritaria de la soldadesca. René estaba seguro de que en España perfeccionaría su oficio y pericia sobre el pan.

Panes franceses

En una escaramuza a orillas del Ebro, a pocas leguas de Zaragoza, Laurent Fablet, oficial panadero del Ejército napoleónico, obsérvese que digo napoleónico y no francés, fue muerto por esquirlas de pólvora procedente del sector donde operaban las tropas del general Palafox. Para René había llegado la hora de su ascenso: panadero mayor de la Grande Armée. Ahora sí que podría innovar en la elaboración de panes y crepes y galettes.

Transcurridos varios meses de su llegada a España, nuestro protagonista se mostraba pletórico. Y no tanto por el adquirido alto grado en la jerarquía de Intendencia, como por estar pisando suelo español. René siempre admiró a España y tuvo un elevado concepto de los españoles. Gracias a su abuelo Philippe, quien viajó por España como comerciante de telas, René supo que los españoles siempre fueron bravos guerreros. Desde El Cid Campeador hasta Hernán Cortés, pasando por el Gran Capitán. Incluso, tuvo egregios hombres de armas y de letras como Cervantes, o soldados que terminaron llevando el Evangelio a Oriente como San Ignacio de Loyola. En verdad, René vivía sus días con gran alborozo y entusiasmo.

El 2 de diciembre de 1808 René pudo, por fin, conocer Madrid. Napoleón llega a las puertas de la capital de España, por el norte, en el villorrio de Chamartín. Por su excelente quehacer como panadero del ejército imperial, René se aloja en el mismo palacio que Napoleón, propiedad de la princesa de Salm Salm. Ello le permitió conocer algo de la Villa y corte y le hizo ser testigo de excepción de todo cuanto se fraguó en el cuartel general esos días hasta la Navidad de 1808.

Sería al mediodía del 28 de julio de 1809 cuando René Rocheteau, junto a la plana mayor de la Intendencia francesa, cayó prisionero a manos de las tropas españolas mandadas por el comandante Gregorio Cuesta, cuya posición estaba cercana al pueblo toledano de Mejorada.

Cautivo tras las líneas enemigas, René presenció la derrota de su ejército en la batalla llamada de los Montes de Talavera. Nuestro protagonista temió por su vida, sin embargo, su buen hacer en el oficio de panadero haría de él un tipo con suerte. La cuerda de prisioneros en la que marchaba René Rocheteau fue conducida a la prisión de Talavera de la Reina. Allí el alcaide decidió que los cautivos que tuvieran destreza en algún oficio fueran llevados bajo vigilancia a reparar y compensar muchos de los destrozos que los franceses habían causado a su paso por las villas y aldeas del contorno.

Uno de los pueblos que más castigo había sufrido fue El Puente del Arzobispo, en donde tuvo lugar una batalla, quizás más sangrienta que la acontecida en los montes próximos a Talavera, y en la que el impío Ejército napoleónico había quemado gran parte de las casas, incluida la iglesia, matado a varones y mancillado a mujeres. Aquí vino a parar nuestro protagonista.

El oficio de panadero de René Rocheteau fue su mejor salvoconducto. En la villa de El Puente del Arzobispo no había sobrevivido ningún habitante capacitado para elaborar el pan. Por ello fue muy apreciado. Además, los franceses habían arrasado los campos de cereales próximos al municipio. Fue gracias a las tropas inglesas del duque de Wellington, que surtieron a la población con varios quintales de trigo, traídos desde campos extremeños, como pudo alimentarse a los puenteños. Eso y la maestría de René que muy pronto se hizo popular y hasta querido entre los moradores del pueblo. Elaboraba todo tipo de panes, tal y como él los conocía en su país natal. Pero lo que más entusiasmaba a sus nuevos vecinos fueron los crepes o dulces hechos con trigo candeal así como las galettes, piezas de sabor salado a base de trigo sarraceno o alforfón.

El Puente del Arzobispo

La gente se agolpaba ante la tahona y alborozada pedía a gritos y a su manera tan exquisitos productos:

– ¡ René, un pané !

René, negando con la cabeza, respondía:

– ¡ No pané ! ¡Crepé y galette !

Tras varios días repitiéndose aquellas imágenes y sonidos, lo cierto es que algún jovenzuelo con atinado gracejo y sumo desparpajo comenzó a llamar a René con el apodo de Panequé.

Sus panes y sus crepes y galettes se hicieron muy deseados por aquellos contornos. De la villa de Oropesa, de Belvís de Monroy o de la propia Talavera de la Reina acudían personas a adquirir y degustar el producto elaborado por un René cada vez más españolizado.

Cierto día, René enfermó y aunque el aprendiz de panadero pudo, a duras penas, cocer el suficiente pan para abastecer al pueblo, sin embargo, por unos días dejaron de ahornarse en la tahona aquellas deliciosas crepes y galettes marca René.

Por entonces, un capitán del Regimiento de Coraceros, que había sido ayudante de campo del Marqués de la Romana, se acercó a El Puente del Arzobispo con el objeto de saborear los dulces y salados géneros de René, al que todos nombraban por Panequé.

Cuando al militar se le informó de que el mostrador de la tahona estaba falto del delicioso manjar debido a la baja de Panequé, exclamó:

– Y ¿para esto me he desandado yo del camino a Navalmoral de la Mata, perdiendo media jornada? ¡maldita sea mi suerte! ¡Me cago en la madre que parió a Paneque!

Estrategia 2050. Base y alero

Tras descartar el baloncesto como subsistencia, Modesto se inició en la práctica de la demagogia siendo insuperable en la formulación de sofismas e imbatible en la simplicidad de frases y conceptos. Con semejante bagaje se especializó en escribir tesis de autor. Sin futuro en un basket del altura, Serafín alcanzó a estudiar prospectiva por correspondencia en Detroit. Recibió un diploma que le acreditaba como prospectivo de primera clase y se aupó a ofrecer su deslumbrante mediocridad. Pronto, lo suyo fue más propaganda que prospectiva con irrefrenable tendencia al cuento de la lechera. Tras conocerse, Modesto y Serafín decidieron unir esfuerzos conformando un grisáceo equipo de escasa base y mucho estar en el alero.

Con la inventiva del base y las trolas del alero, tal pareja parió una estrategia a la que apellidaron nacional sin creer en la nación, ¡fíjate tú! proyectándola al 2050. Largo me lo fiais. Parafraseando a aquella musa del separatismo catalán encaramada en la tribuna del Congreso de los Diputados, habla la mayoría: “nos importa un comino España en 2050 cuando estamos hechos unos zorros en 2021”. Es como si Luis Enrique se afanara preparando la final de la Eurocopa cuando aún tiene crudo superar la fase de grupos. Es desentenderse con ligereza de los problemas presentes buscando con pedantería refugio en lo que no es aún. Es el dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Atenta a las corrientes marinas más que a las mareas, la prospectiva, aliada con la experiencia y la costumbre, suele revelar lo importante, pero termina topándose con lo urgente como rival. Entre importancia y urgencia surge la alternancia propia del marcador en un partido de baloncesto. Pero lo realmente demoledor para la prospectiva es el imprevisto de última hora. El decisivo triple en el segundo final o los inoportunos tres segundos en zona. Desde una pandemia hasta una incompetencia diplomática ante Marreucos, pasando por derrota humillante en Madrid, nuevo desafío independentista en Cataluña, y, quién sabe, si tropiezo en las primarias de Andalucía. Forzada nuestra vista al pasado con el amañado y empalagoso recuerdo histórico, ahora pretenden redirigir nuestra mirada hacia un porvenir utópico del socialismo distópico. ¿Cómo salvará nuestro futuro quien quiebra nuestro presente? ¿Cómo creer en quien carece de credibilidad? Quien nunca dice la verdad anda enredado entre preverdad y posverdad. Quien tozudamente da la espalda al hoy nunca entenderá el mañana.

En las pantallas de los cines italianos de la posguerra, cada vez que algún documental proyectaba imágenes de Mussolini, aparecía este rótulo: “Un pueblo que sabe reírse de sus propios defectos es un pueblo civilizado”. Entonces, la sala rompía a carcajadas. Quizás en 2050, cuando según la prospectiva la alpaca sustituya al tergal, los españoles se reirán recordando este postureo ególatra de quetedigos y amosandas, de que menda lo sabe y ya te lo dije, de quienes miran sin ver. Significaría continuar siendo un pueblo de base civilizada y a cubierto del alero.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 20 de mayo de 2021https://www.elimparcial.es/noticia/225920/opinion/estrategia-2050.-base-y-alero.html

La sombra

Han ensombrecido la vida pública con odio y mentira. Han apagado las luces de la concordia con el revanchismo. Han fundido los plomos de la economía con su ineficacia. Con su adoctrinamiento han averiado el ascensor social de la educación. Y con su sectarismo han ennegrecido el prestigio de las instituciones. Vinieron a dialogar y a regenerar, y cegados por la ideología han sucumbido ante la pandemia dejándonos a oscuras y llenando España de sombras.

Pierden elecciones no sabiendo digerir la derrota con un mínimo, no de elegancia, sino de decorosa humildad democrática. Conociendo su mentalidad demagógica, sabíamos que la diatriba más repetida en clave electoral contra sus rivales sería ultraderecha o fascismo. Eran los que liberarían Madrid de las garras fascistas. Su campaña, de gran vaciedad dialéctica, ha consistido únicamente en farsa e insulto. Ninguna aportación al debate político. Nula capacidad para construir. La misma campaña que la de los medios de comunicación a su servicio, que escriben al dictado y a quienes solo falta citar a Bielinsky, bolchevique de la primera hora: “Todo el mal está a la derecha, todo el bien está a la izquierda”. De ellos puede predicarse la descripción de Clemenceau sobre un farsante: “No dice verdades pero se defiende con ardor”.

Comenzaron y han terminado insultando y mintiendo. Aún siguen. “Organización criminal” llamó el Ministro del Interior a un partido democrático, olvidando que sus socios proetarras apuntalan al Gobierno. Como no caló aquello del fascismo, ni siquiera aderezado con balas, continuaron con descalificaciones. Y sin argumentos. Estigmatizaron a las tabernas como espacios de conspiración e insurrección. Será que sus adoradas herrikotabernas resultan oasis de armonía democrática. El mozo maletero de Delcy ha tachado a la Comunidad de Madrid como un régimen lo más parecido a una dictadura, porque un mismo partido lleva gobernando veintiséis años. No se acuerda de que el suyo permaneció en Andalucía más años que Franco, el de Mingorrubio, no el purgado en Madrid. Tampoco de Venezuela. Además, el Einstein de Podemos censura que obreros que ganan 900 euros voten a la derecha, si él, ganando bastante más mitad leguleyo mitad revoltoso, vota comunismo. Finalmente (no será la última), una tertuliana de la televisión pública, con esos aires vulgares de superioridad intelectual que aquejan a todo progre, desea que los votantes de Ayuso “sufran una enfermedad de diagnóstico tardío”. Pero ¿esto qué es?

Esta cuadrilla de malasombras solo conocen de la democracia su sombra. El único responsable de este demoledor y peligroso desvarío es quien manda. Todos sus engaños, sus deslealtades y sus traiciones se inspiran siempre en un maquiavélico interés personal por retener el poder actuando sin escrúpulos ni principios. Se fue Rajoy, se fue Rivera, ha huido Iglesias y volverán a echarlo del PSOE para que el partido pueda sobrevivir con sentido común y de Estado. Ya deambula convertido en una sombra, pero aún con esta sigue oscureciendo nuestra convivencia y prosperidad.

Artículo publicado por Raúl Mayoral Benito en el diario digital El Imparcial el 9 de mayo de 2021. https://www.elimparcial.es/noticia/225412/la-sombra.html